.comment-link {margin-left:.6em;}

viernes, mayo 12, 2006

 

Padre e hijo en la literatura

<>boletín -con un sol en las pupilas- no.7, mayo-2006 coordinador : ludovico (haciendo almas) <>para promover textos enviados por Orlando Víctor Pérez Cabrera ,

de Cumanayagua, Cienfuegos, Cuba, poeta,...... <>y el nombre del mismo me fue propuesto por él, en fin, seguimos,....Se aceptan colaboraciones. e-mail: cumanayagua@azurina.cult.cu , Tel. 043433556,

Sitio web: www.calleb.cult.cu

<>TEXTOS DE : ORLANDO VÍCTOR PÉREZ CABRERA

y ORLANDO PÉREZ GONZÁLEZ. (padre e hijo)

<>Orlando V. Pérez Cabrera (Cumanayagua, Cuba-1950). Licenciado en Educación en las especialidades de Español-Literatura y en Lengua Inglesa.

Master en Educación. Poeta, narrador e investigador sobre temas de la Comunidad.

Ha publicado, entre otros, Señales (Poesía, Editorial Mecenas) y El último gol (Narrativa,

Editorial Mecenas).

CON EL INFINO AMOR DE LOS POETAS <> A Tania, mon amour

La luna de cabellos despeinados

no es Rembrandt ni Rubens ni Da Vinci

aunque un poco Mona Lisa.

Acuarela de pinceles rojos

y el mundo en óleos derritiéndose.

Para escribir amor, Guernica

muestra un corazón de retorcidos toros calcinados.

Partir

en una góndola celeste

no es Venecia chupándose relojes.

¿De qué metal haremos la ternura?

¿De qué besos la piel de arenas procelosas?

Desde mi ventana cálida a la noche

las estrellas son saetas

con que flecho las palabras rotativas.

Es la paradoja del mundo,

la unidad de lo diverso.

Del estiércol de ayer se levantan mariposas a la vida.

Hay un temblor de pelo y monte y flores

y el olfato de perros trasnochados

y el papalote de hilos milagrosos.

Es respirar la piel.

Desayunar Beethoven

y decir a cada casa

soy Romeo descansen los faroles.

La pelusa del tiempo

viaja en un cometa delirante,

los equipajes sur van al oeste de acostar los gallos

dando gritos que asustan.

Y mientras tú en qué aventuras Gulliver estabas?

Que la sombra no vomite sombras

y el carrusel esparza las cenizas.

Sobre la pátina que dejó la guerra,

sobre los novios del Vesubio

ha de estar el signo.

Una vez un hongo se abrió a los indefensos

y el equilibrio del mundo tembló en afiches rotos.

Y el agua que se agota

y los niños almorzándose zapatos.

Pero aún así las moscas siguen fornicando

(hay un hilo invisible en todo esto).

¿Seremos esa ola que se aleja?

cuando no he venido a proponerte bocanadas de amor

ni el beso judas.

Quiero partirnos a mares ignorados

o resbalarnos en una muchedumbre.

Algún día quizás desde una mano ausente

recibas los buzones muertos.

Pero hoy no partas que tu amor

<>es un dedo tecleando la esperanza.

UN PUENTE

<>¿Tan fácilmente me olvidaré
de estos árboles que me salvan la desnudez al pie de las ventanas?
¿Del arroyo que siempre obligamos a comer
con nuevos desperdicios?
¿De cada rincón preso entre paredes
donde después de amanecer, transito el día y anochezco?
¿Del cielo empotrado en el oriente
en la alborada de una palma donde rueda la caricia?
¿De estos años escritos en la energía de mis pies rompiendo su cansancio?
¿De la perra moribunda que encontró pan-amor a la orilla del portal?
¿De los amigos que día a día toman posesión a cada hendidura de mi ausencia?
Más allá de este pueblo encajonado en una sierra,
¿seré de nuevo yo cuando otra luz me condene la retina?
¿Será el olvido un puente
entre el silencio y la memoria
en los cristales que se trizan en mi pecho?

LA FUGA DEL ABUELO

<>Por las paredes carcomidas
un día como aquel se fue
y yo miraba y miraba
con la esperanza de encontrarlo
aunque fuera en otra dimensión.
Por un agujero blanco que dio paso a uno negro,
sin tan siquiera despedirse.
Dijo que había hecho bien, cuando años después leímos su testamento
al borde de una fosa.
Después cantó por el pico de un sinsonte
que me sigue los pasos cada tarde cuando me abrigo la segunda anunciación.
Por las paredes que milagrosamente no se derrumban,
ejerció su derecho al vuelo y sin que nadie lo notara
fue apagándose vela casi al alba.
Fue cayéndose hacia arriba, se fue
con el silencio que siempre adoctrinaba sus zapatos.
Que nos enseñó a ser niños para siempre,
y nos mostró el camino del yunque y la mandarria,
y nos puso alas cuando se fugaban los papalotes entre nubes inclementes.
Aquella tarde (una entre tantas, única en su especie)
aprendimos a nadar sobre el fango de una cuerdafloja.
Tarde huérfana de amor,
se nos fue hacia un tiempo insospechado.
¿Y cómo decirlo después de tantas madrugadas,
sobre un tablero de palabras que se cruzan con la indiferencia
de quien no ha vivido para verlo?

CON UN PUEBLO ATADO A LA MEMORIA

<>Con un mendrugo en la boca
ya no me parezco ni a la sombra de mí mismo,
ni a mi pasado envejeciendo los talones,
hirviendo suelas a la orilla chaplinesca.
Se me dibuja en la sangre la camisa,
me niego
a subir la cruz con una cruz.
Siempre me quedo
en un resquicio que no deja anochecerme.
Reduzco la entraña de mi yo hasta el oriente de un corpúsculo
en este mar que sueña los tsunamis.
Nada sé: ni astros ni destinos
cuando invoco los quasares.
Soy una búsqueda del tiempo recobrado,
un martillo que parece golpear en otra frente
navegando por calles que convergen en mí
con un hermano muerto en las antípodas.
Por estas calles colgadas a mi asombro
me declaro el polvo que no fui,
mientras rueda en la manzana la cabeza.
¿Qué hijo se abrazará a mi capote desterrado,
a la flecha que impulsa mi camisa,
mientras hace cruces con un fémur en la arena?
¿Qué otros como tortugas han de retar a Aquiles cuando
late el pecho-reloj en soledades?
¿Qué haré
cuando me vaya con un pueblo atado a la memoria?
Soy el comando que viola noches estrujadas,
el reverso de mi sombra.
Cuando miro atrás veo esa sombra hecha estatua de sal
sin reservas en la boca.
Así clamo ante el misterio,
así bendigo con la misma devoción
con que maldigo
y escupo
y rabio
y me debato entre la espuma.
Mañana, ¿qué seré?
¿Mañana en qué seré?
¿Cuándo seré de nuevo brisa,
ala de murciélago, granada en la memoria?
Esta distancia que acaricio con los dientes mientras
una niña guía mis pasos como si yo fuera un potro fiel,
es mi propia distancia
si estuviera en el punto opuesto colindante,
límite entre el día y la noche,
la verdad y la mentira, la evidencia y el misterio, las luces y las sombras,
cuando a cada anochecer envejezco de zapatos.
<>

DIÁLOGO CON MI ÁNGEL

“Toca el tiempo de tus manos” –me dice en la ternura de su sombra,

y no le puedo responder

por el tornillo que me aprieta al centro de la lengua.

La lluvia me ha bendecido como a un árbol viejo

tantos años desprovisto de un trino inusitado.

De las raíces que crecen debajo de mis pies

algunas se expanden como buscando luz

hasta romper las aceras (en sus grietas

crecen los gusanos).

Siempre he corrido en busca de la dimensión más inasible del amor

para reconstruir una melodía en mis paredes carcomidas.

Oh, ángel que has trepado hasta mis hombros,

tú conduces mi andar por estos caminos polvorientos,

y yo te cuido cuando metes los pies en las aguas turbulentas.

(“Ganancia y precio no son la misma cosa”.)

Oh, ángel que llevas en tus muslos las huellas sudorosas de mi hombros,

dame las coordenadas para subir a tiempo.

“Toca a fondo” –me responde,

y yo transito a mis raíces

en busca de un sentido más cabal en la penumbra.

“El que grita en los paisajes interiores

derrama el néctar de la cripta

cuando galopan los sueños que anochecen al acoso”.

Oh, ángel que hablas en mi propia lengua,

tú me siembras una alegría cada tarde,

y yo te cuido de que incendies las estrellas.

NO OCURRIÓ

por esos golpes cercados de Vallejo.

Por el humo en la estrella.

Por la prisa que ha borrado el alba.

Por todo lo indecible

y algo más que no se dice.

Y estaba allí

como selvas los ojos

<>parada en la esquina más doliente.

LAS 5

Inventaron las 5

para aguarse los caminos de humedad.

Desde mi guagua mis zapatos

fui tarde en la madrugada.

La busqué. Bajo consejos de papeles.

Y nada. Los amigos

se habían desprendido antes

del almanaque sábado

como ladrones colosales.

No obstante, desde mi silencio 21

pude rehacerla a medias

<>para el desayuno de las horas huérfanas.

(Pero inútil. Que ya habían inventado las 5

<>para aguarse los caminos de humedad.)

SALIVA Y LLANTO

Los cristales herían sangre adentro

hasta rodarme su descalzo.

Con una sirena bajo el cinto

le marqué de trizas en el arco.


A pestañas nos trabamos las matanzas

mientras el hacha partía los porrazos.


Me como de cabeza como un grito.

Si el estro navegaba a tientas

mi troquel moldeaba la saliva.

(No puedo hacerme un cielo en la mañana).

Pero me fui quemando a perro lento

cuando escarbaba el llanto.

Ya estoy aquí. El espectro

fechaba en una cáscara.

¿Qué me queda entonces, rico depauperio después del maremagnum?

La tripulación pedía vacaciones

hundiendo un dedo en el espacio.

TESTAMENTO

Que me tiren de la piel hasta arrancarla.

Que me piquen en pedazos

y envenenen mi enemigo con la carne.

Que me sequen venas y tendones

donde puedan flagelar.

Que me afilen bien los huesos

para espadas a matar la insensatez.

Que me arrojen el corazón al mar

a ver si una supernova estalla.

Que hagan polvo de mis uñas

y alimenten con ellas el rocío.

Que me siembren las orejas

para oír cómo correo el agua.

Que me lancen los ojos al vacío

como ovnis incendiados.

Que la lluvia barra con mi sangre.

Que mis sueños rompan

el dique a conquistar a yerba.

Que no me canten las cigarras.

Orlando Pérez González (Cumanayagua, 1972).

<>Ingeniero en Informática. Jefe del Departamento de Informática de TRD Caribe, en Pinar del Río. Poeta y narrador. Ha publicado el libro de poesía Mare Mágnum (Editorial Mecenas). Premio Batalla de Mal Tiempo (1996); Mención en el Concurso Zenón Rodríguez (1994); Mención en el Concurso José A. Baragaño (1997).
Dirección particular: Calle Isidro de Armas No. 31 e/ 1ra. y 2da., Reparto Celso Maragoto,
<> Pinar del Río. e-mail: OrlandoPG@trd.gae.com.cu <>
DES-ESPERANDO

te espero en París con aguacero

o en Madrid con vendaval

en Buenos Aires sin agosto

en La Habana mientras duerme

en New York tras la debacle

te espero en Troya o en Atenas

en Roma o en Florencia

en el cretáceo o en Internet

en el cosmos

debajo de la orilla

cazando presidentes

llorando caracoles

vomitando un buen poema

esperando la carrera

amenazando las esquinas

levantando a Lennon de los bancos

reverenciando los aeropuertos

nadándome las horas

¿no me ves sosteniendo las ventanas

de los siglos que has comido?

soy el mismo que cambia

soy el cambio que queda

te espero

estoy en ningún lugar

pero sé vivirme las muertes que me acechan

te espero

no hay día que pueda mercar

<>por esta angustia

EL ÚLTIMO VIAJE

I still smell the fresh paint Rose Dowson

Hemos vivido, mi Rose,

el sueño enloquecido que nunca más será.

Perfectamente desnudamos nuestros labios

dentro de un viejo atardecer;

fuimos, sin dudas, amos del mundo

en la proa de tu niñez.

Descubrimos nuevos nombres

cazando la distancia hacia el oriente:

aún huele a pintura fresca

mi flor en tu cartera, mi verso en tu bolsillo.

Pero, Rose, se va partiendo nuestro barco

sin promesas de saltar si el otro salta.

Nada queda ya sobre el nivel del tiempo.


Sólo (suficiente, por cierto)

sobrevive a la tragedia

como bote entre mis venas

el desnudo cuadro de tu voz

brotando del océano.

SOY UN HUESO CARCOMIDO

por el filo de tus dudas

(¿Soy el falso beso judas

triturado, repartido:

un cigarro consumido

por tu boca reincidente,

estrella con luz de oriente

a punto de otro hemisferio?)

Soy árbol de cementerio

si tu “yo” me queda ausente.

UNO MÁS

Un rostro se pierde

en la ciudad que pierde

calle en tráfico seco

más ron de pesadilla.


Un rostro se pierde

en las tinieblas a lo Poe

y nos raspa el juicio que le haremos.

Se pierde riñéndose la tumba

sin imaginar la paradoja.

Se esfuma en el pavimento

analfabeto

y ya el grito es trapo en la basura

se atrapa en el próximo condón

comercia la última mirada

arpón de la otra esquina.

Un rostro se pierde la escena del cadáver

se pierde

y la ciudad sigue sin rostro.

Tengo un hambre

egipicia

un hambre griega

neandertal o cromañón. un hambre

de mamut

con hacha de mi tiempo.

miren

estoy flaco

miren

flaquísimo de todo

de no vivir la cara

opuesta la luna

de no morir rabiando

la otra cara

y escribo

¿cómo egipiciar a mis amigos

que no me vi esta tarde

cortando al rock

lo que dicen uña vieja?

¿cromañar a la tierna muchachita

que estuve allí

bebiéndome la noche en una copa suya?

LOS QUE VIERON (pueden llamarse JUAN

o PABLO o

JORGE o RINGO)

¿fue quizás un elefante en la bañera

un pez con el sexo congelado

un huevo sin gallina o la gallina sin el huevo

un perro muerto destilando las entrañas

el estiércol de la acera

dando patadas a Edgar Allan Poe

lo que vieron?

LÍNEA DE DEMARCACIÓN

Y usted diciendo ser lector

ha transgredido la integridad nacional

de estos versos.

Le aseguro que nada obtendrá

de este atrevimiento

pues sepa usted, Mr. Lector

que no le tenemos ningún miedo.

Voy a advertirleee por última vez:

<>no pase del verso próximo que es
<>LA LÍNEA DE DEMARCACIÓN

pues si llega aquí

sentirá en sus ojos

el fuego demoledor de mis palabras

que contra Ud. he preparado.

<>
Deténgase o disparo

deténgase

que lucharé junto a mis palabras

hasta la última letra

<>¡¡¡Deténgase yaaa!

¿No hizo caso?

¡¡¡FUEGO!!!

SONETO FIN DE SIGLO

Quiero borrar la sombra en que me aterro

para comer del pan una tajada.

decir que no me entreguen más destierro

contarle al viejo cuento que no es nada.

Fundir mucho antes quise el magro hierro

limpiar la mugre toda acumulada

de mentiras. No hacer la limonada

de tiranos, negar la voz de perro.


Quiero empezar en ida de regreso

abalanzarme raudo sobre el beso

que me debe este siglo tan raído

-reunirnos una vez en casa rota.

Pise fuerte la vida, que en mi bota

espero no tener un clavo herido.

<>enviado desde:
ludovico (eugenio blanco rodríguez)
facilitador : propósito comunitario haciendo almas.
dirección: calle19, no.1362, apto.15 entre 24 y 26. Barrio El Carmelo.

El Vedado. Plaza. cp.10400. Cuba.

teléfono: 8339935

e-mail: ideasz@jovenclub.cu

http://www.sancristobal.cult.cu/sitios/mun/PLAZA/INICIO.htm
http://www.sancristobal.cult.cu/sitios/mun/PLAZA/HaciendoAlmas.htm
www.archivocubano.supereva.it/, véase la Sección "Literatura"
http://freeweb.supereva.com/archivocubano/, véase la Sección "Literatura"
http://art.supereva.it/archivocubano/, véase la Sección "Literatura"

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?