.comment-link {margin-left:.6em;}

jueves, septiembre 19, 2013

 

Martí adolescente recibe a Voces del futuro

Cuando los grupos infanto- adolescentes del Proyecto de Locución Voces del Futuro o Proyecto NAJ llegaron a la Fragua Martiana, muchos se estrenaban en la visita, otros habían ido, pero sus padres no, en otros casos eran los abuelos. De cualquier manera culminar el período de junio 2013, fue maravilloso para todos, principalmente porque Martí adolescente los había recibido para contarle sus secretos.

Nacido en Radio COCO, el proyecto de Locución asume las artes, el periodismo, la educación cívica y de valores, el guión radial y televisivo, etc.; con el pretexto de la radio que le dio vida y cumple este 2013, su 80 diciembre como planta radial, conjugando las voces de niños y niñas, adolescentes y jóvenes en su programación radial, con los nuevos periodistas y los de experiencia, sin que medien diferencias pues las tecnologías colocan a los más nuevos en dotes ascendentes y a la experiencia en su reto mayor.

En la Fragua Martiana

“Muy joven todavía, de unos 16 años, Martí agarró toda esa fuerza que emergía en él para enfocarla hacia la lucha por su patria. Para todo ser humano, si el amor es muy importante en su vida, el legado martiano deviene enseñanza”, explica Yanet Protos Hinera, especialista de la Fragua Martiana, quien recibe a Voces del Futuro, en nombre del Martí adolescente que llena el lugar.

“La Fragua  es amor en sí porque evoca su historia, porque son las ruinas de las canteras del presidio donde Martí cumplió el trabajo forzado mientras estaba en prisión. La cárcel quedaba en las calles Prado y Cárcel (La Habana), donde están los leones, o sea al final del Paseo del Prado, cerca del malecón. Ahí hay un museo pequeño, que pertenece a la Casa Natal. Desde ahí hasta la Fragua realizaban todo el recorrido, lo que hoy es San Lázaro, que en aquel momento no era una calle asfaltada, sino diente de perro.

Ellos venían en condiciones muy difíciles, con un cinturón de hierro, cadenas, grilletes, picos, el jolongo con sus pertenencias, además de las condiciones de hambre a las que estaban sometidos.

Este sitio no era tan bonito, con tanto verde, sino una piedra árida y la reverberación por el sol en la piedra los enceguecía, tuvieron y Martí lo tuvo también, afectaciones en la vista por la cal. El grillete le afectó las piernas, la poca alimentación, también.

El trabajo era muy duro. Consistía en cavar y desmenuzar la piedra a golpe de pico colocarla en vagones y trasladarla hasta los hornos, donde se le extraía la cal y donde se les extraía el material para la construcción.

Éste espacio, el patio, es el primero que se funda, en abril de 1944. Se llama Rincón martiano. En él se sitúa la escultura de Teodoro Ramos Blanco, así como la escultura que se ve en el jardín cuando se va hacia la casa, hecha en escala natural. Se llama el preso 113 porque ese era el número de preso de José Martí. Fue realizada por José Elías Soverón, otro importante escultor cubano, autor del Caballero de París, de la Plaza Vieja, en La Habana Vieja; el Lennon del Parque  de 15 y 8 en El Vedado y otras en La Habana y el país.

En el Museo van a acceder a piezas que les invitamos a observar con detenimiento, hoy u otro día, con la invitación abierta para que regresen, porque son piezas muy atractivas, historias de amor, de la familia de Martí, de las siete hermanas que rodeaban a Martí como único hijo varón.

En la primera sala de la casa de la Fragua tienen niñez, adolescencia y juventud, en la segunda sala su paso por México, Guatemala, su estancia en los Estados Unidos, país donde vive durante 15 años, preparando esa guerra que él mismo definió como necesaria. En la tercera sala, ya el desembarco por Playitas de Cajobabo.

Van a ver las fotos de los expedicionarios que vinieron con él, las orquillas del bote, su revólver personal. Hay muchas piezas originales en la Fragua que les permitirán crearse sus propios juicios y reflexiones: la mesa donde trabajó José Martí, el periódico Patria, van a verlo en la escuela, pero pocas veces tienen la oportunidad de verlo como es, bellísimo, inmenso, concebido con mucho amor para preparar ideológicamente a las personas para la guerra, para que entendieran el por qué era preciso hacer la guerra, porque Martí era un hombre de razones, no de imposiciones.

En la planta alta tienen el salón de teatro donde realizarán el acto de graduación. Esta sala se utiliza en exposiciones transitorias. En este mes (junio 2013) está Habana Mía, una exposición de un turco, motivado en paisajes de la ciudad para realizar su obra.”

Con la especialista

Protos Hinera se confiesa muy motivada de compartir el espacio con visitantes, por lo valioso de la colección de la Fragua, pero en el caso de Voces del Futuro, se siente más estimulada aun porque Martí estuvo muy relacionado con estas etapas de la vida, en las que creyó, nunca demeritó la enseñanza a esas edades, sino que abordaba los temas para ellos y ellas con la mayor claridad posible y con el mayor amor también.

Para la especialista mediar entre una colección como la presente en la Fragua Martiana, donde hay representadas varias etapas de la vida de Martí, cada una con sus enseñanzas, exige y obliga a estar preparada, a la vez que le gratifica compartir con estos proyectos de saberes y amores compartidos.

También invitó a todos los que quisieran visitar la Fragua Martiana, situada en la calle Príncipe, número 108, esquina Hospital, Centro Habana, en uno de los municipios más céntricos de la capital.Está abierta al público de nueve de la mañana a 4.30 p.m. y los sábados hasta las 12 del mediodía. La entrada es libre, sin costo alguno y los visitantes que deseen hacer visitas dirigidas, por un especialista, requieren cita previa, que se debe concertar con Marianela, la promotora cultural.

En el teatro

Ernesto interpretó al Martí adolescente que recibió a los intérpretes, solistas, actores y actrices que homenajeaban la visita. Eran los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Voces del Futuro celebrando el aniversario 160 del natalicio de Martí, el fin del ciclo de los grupos y el verano que comenzaba para todos desde la escuela o estos cursos de círculos de interés.

Algunos todavía con pena, otros emocionados, llorando antes de sus interpretaciones, otros dirigiendo coros por primera vez, tanto las palabras de bien y agradecimiento y complacencia.

El Martí adolescente agradeció el encuentro con todos, se dijo orgulloso de tenerlos allí y de que se sintieran felices de coincidir con el arte y la historia, una vez más.

Algunos no estuvieron conforme con lo que lograron de su actuación, otros dejaron una meta muy alta para la próxima jornada, lo que si hubo de manera general fue el regocijo del encuentro y la felicidad de coincidir en tiempo y espacio con Martí desde el amor y los sueños de su adolescencia.

Con las familias

Los más quedaron contentos al ver el desenvolvimiento de sus hijos e hijas tímidos antes, otros constataron que aún a sus párvulos les faltaban jornadas y talleres para estar mejor, otros se asombraron de lo que descubrieron en su descendencia pues no tenían la más mínima idea de que fueran capaces de lograr tanto progreso en tan poco tiempo.

“Es un proyecto completo”, rebela Manuel Hernández Heres, abuelo de Gabriela Marrero Hernández, “en parte le debemos agradecer a este proyecto, el cual me parece magnífico, en el que ella ha cambiado muchísimo desde que lo conoció, la forma de proyección como niña, como adolescente.”

“Yo digo que los profesores que tú tengas marcan mucho y ella siempre me habla muy bien de sus profesores, de lo que es la Historia del Arte, la locución; de que aquí no sólo recibe la enseñanza de Historia del Arte, sino formas de proyectarse en la vida.”
“Es un proyecto completo, dicen otros que fueron testigos, hemos observado las clases de teatro espontáneo, psicodramas, arte terapia y vemos sus proyecciones en casa desde el arte, la locución, el periodismo y es un cambio magnífico en ellos”.

El reencuentro

El nuevo período lectivo del proyecto inicia el siete de septiembre, el primer sábado, serían iguales asignaturas, con muchas novedades porque ya los participantes de ocho a 17 años escriben solos en el sitio Haciendo Almas, envían correos para publicar en el blog Si por Cuba y en facebook, donde hay más fotos.

Por estos días la cita es en un casting para la televisión y nuevas clases: de economía para la cultura, desde la ANEC de La Habana; sobre Martí con Yanet desde la Fragua; de arquitectura con la Doctora Lohania Aruca, miembro de la UNIH de La Habana, y conocer la multimedia de Salvador Dalí, realizada por Malvy, periodista de la página Web de Radio Rebelde.

Novedades que complementan estos siete años de talleres prácticos donde las expectativas cubren aunar conocimientos, práctica y salir más a las calles como en los primeros años de fundado.

Ya para entonces tendremos dos master de profesoras y la continuidad de los intercambios con otros proyectos como la experiencia al terminar esta etapa cuando estuvimos con Soñarte y proponerlo a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Siempre con el amor inmenso de decir y hacer, de la máxima martiana, sus ideas y complementando que terminaremos el aniversario 160 de su natalicio conociendo más sobre su vida y obra, su pasión por las artes, su entrega al periodismo y las letras que lo hicieron el cubano más universal. Gracias Martí por recibirnos en tu adolescencia para abrir estos nuevos caminos con Yanet.


Publicado el Jueves, 29 de Agosto de 2013 13:03 por Yirian García de la Torre (yirian.garcia@icrt.cu)
porque a veces se pierde....Radio COCO 

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?