.comment-link {margin-left:.6em;}

sábado, noviembre 30, 2013

 

La naranja, cuento de Ernesto Alejandro Gálvez Valdés


Un día dos jabalíes corrían libremente cerca de un precipicio y de pronto, uno ve un naranjo y corre a observarlo.

- !Mira, mira!, una naranja en el suelo.
- !He!, Verdad que sí.
- Hagamos una cosa, mira tú vas a coger la naranja, la vas a partir a la mitad y la vas a tirar al precipicio para ver que pasa, ¿bien?
- Bien.

Y así lo hizo el otro jabalí, pero cuando miraron hacia abajo vieron que un caballo se comía la naranja.

Cuando terminó de comer, relinchó y gritó con todas sus fuerzas en agradecimiento. Los jabalíes llenos de rabia porque se habían comido su naranja persiguieron corriendo al caballo, y de pronto calló uno en una de las redes de un cazador.

-¡Auxilio! - gritabael jabalí que estaba apresado.
- Espera - dijo el otro.
- ¡Yo lo ayudo! -intervino el caballo.
- ¿Tú?
- Si, yo.

El caballo fue trotando hasta la red y con solo la mordida de sus dientes rompió los hilos de la red y abrió un agujero por el que el jabalí podía salir y escapar.

- ¿Por qué lo hizo?
- Porque ustedes me dieron de comer. Llevaba tres días sin llevarme nada a la boca.
- Pero, ¿cómo pudiste pasar tanto tiempo sin alimentarte? -dijo el que estaba en la red.
-  Pues con mucha paciencia y un poco de autoestima.

Da la casualidad que el caballo era un mago que lo habían hechizado a ser por cien años un caballo silvestre y luego moriría. Pero sólo si se comía una naranja podía volver a ser humano.

- Por ser tan bondadosos conmigo, les concederé tres deseos.

El deseo más ansiado de los jabalíes era un día convertirse en hombres, así que contestaron a coro: - ¡Ser humanos!

- ¡Mují polas! - dijo el mago y al instante eran humanos - Ahora cada uno debe pedir un deseo individual.
- Yo quiero tener muchas tierras para sembrar con mi amigo - dijo el primero.
- Y yo quiero tener una casa para poder vivir junto a mi amigo y a tí mago.
Y así vivieron como hermanos y está de más decir que pasaron feliz su vida, sembrando y trabajando siempre juntos, gracias a aquella naranja que un día tiraron por ese precipicio.


Escribe Ernesto Alejandro Gálvez Valdés, 10 años. Transcribe Yirian García de la Torre

Otro de los cuentos, una vez más desde Voces del Futuro o Proyecto NAJ (niños, niñas, adolescentes y jóvenes). Cursa el cuarto grado, en la Escuela Viet Nam Heroico, del municipio Bejucal, de la actual provincia Mayabeque. Tiene 10 años, es parte del Grupo 2, de 9:30 a.m. a 10:30 a.m., cuando nos juntamos en la escuela primaria Juan A. Triana, del Vedado(La Habana, Cuba).

Etiquetas: , , , , , , , ,


Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?